manaeterno.com
Videos
 
 
 
 
     
 
¿A quién debemos oír?
 
Viernes, 4 de agosto de 1989 Fusagasuga, Colombia, S.A.
 
WILLIAM SOTO SANTIAGO
 
LA MISERICORDIA DE DIOS POR ÚLTIMA VEZ
 
Muy buenas noches amados amigos y hermanos presentes. Es para mí un privilegio muy grande estar con ustedes en esta ocasión, para hablarle a ustedes el Programa divino correspondiente a nuestro tiempo, establecido en la escritura.
 
Dice en Apocalipsis capítulo 22 y verso 16; dice de la siguiente manera, y leemos.; verso 16 y 17 dice:
 
``Yo Jesús he enviado mi Angel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la Estrella resplandeciente de la mañana.
Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.''
 
 
LA MISERICORDIA DE DIOS POR ÚLTIMA VEZ. (Pueden tomar asiento si tienen la bondad).
 
 
Así como fue en el tiempo de Noé, que Dios envió Su misericordia por última vez a través del profeta Noé, el cual estaba predicando a aquella generación, estaba predicandole de los juicios de Dios que habrían de venir, y que habrían de destruir aquella generación; pero también les mostró la forma de escapar de esos juicios divinos que caerían sobre la raza humana; porque en aquella ocasión, para aquella generación, la misericordia de Dios estaba siendo manifestada a través de Noé por última vez.
 
 
Porque siempre la misericordia de Dios se ha manifestado en este planeta Tierra para los seres humanos a través del mensajero de cada edad y de cada dispensación, cuando él le ha dado a conocer el Mensaje de Dios correspondiente para ese tiempo.
 
 
Encontramos que cuando Dios ha enviado el último mensajero para una generación, o para una edad, o para mas bien una dispensación, ahí está la misericordia de Dios manifestada por última vez. La misericordia de Dios en este tiempo final, en el fin del tiempo de los gentiles, se manifiesta por última vez a través del Angel mensajero que Jesús ha prometido enviar en este tiempo final.
 
 
El dice: ``Yo Jesús he enviado mi Angel para dar testimonio de estas cosas en las iglesias.'' El viene con un Mensaje para todas las iglesias, no importa que sean católicas, evangélicas, pentecostales, espiritistas, o de la clase que sea; y también para todas las demás personas, aunque no sean de ninguna de las religiones existentes en esta Tierra. Es un Mensaje para todos los seres humanos, en donde la misericordia de Dios es manifestada para todo ser humano por última vez.
 
 
Luego de esta ocasión en que Dios manifiesta Su amor y misericordia en el Mensaje, y por el mensajero del tiempo final, el mensajero que Él ha prometido enviar para dar testimonio de estas cosas, luego no hay otra ocasión, ni otro mensaje. Es el último profeta mensajero del Señor Jesucristo; y por esa causa el Libro del Apocalipsis termina con ``Amén''.
 
 
Porque es la Obra de Dios que se lleva a cabo en este tiempo final, con la cual Él sella a todos los escogidos, luego de llamar con el Mensaje de gran voz de trompeta a todos los escogidos; y así la misericordia de Dios ser manifestada para toda persona que escucha el Mensaje de gran voz de trompeta que Él prometió para este tiempo final.
 
 
Por eso el Señor Jesucristo dijo en San Mateo 24, verso 31: ``Y enviará Sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a todos los escogidos.'' Todos los elegidos, todos los hijos de Dios. Es la manifestación de la misericordia de Dios por última vez.
 
 
Y dice el apóstol San Pablo, en la Carta a los Hebreos, en el capítulo 12, dice de la siguiente manera en el verso 25 hasta el 29:
``Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la Tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos.
La voz del cual conmovió entonces la Tierra, pero ahora ha prometido diciendo: Aun una vez, y conmoveré no solamente la Tierra, sino también el cielo.
Y esta frase: aun una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.
Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios, agradándole con temor y reverencia;
porque nuestro Dios es fuego consumidor.''
 
Aquí tenemos la voz de Dios para el tiempo final, la cual habla desde el cielo, y habla desde la Edad de la Piedra angular, la Edad celestial, la Edad eterna; y ha prometido una vez más conmover no solamente la Tierra, como lo hizo en el tiempo de Moisés allá en el monte Sinaí, desde el cual la Tierra fue conmovida.
 
 
Dice: "Una vez más." Una vez más en el tiempo final, Él ha prometido conmover no solamente la Tierra, sino también el cielo. Y ahí entran los terremotos, los temblores de tierra y todas estas cosas que han de venir sobre esta tierra, y los volcanes, y todas estas cosas que vendrán durante la Gran Tribulación; con las cuales esta Tierra, este planeta tierra, será conmovido; y no solamente la Tierra, sino también el cielo.
 
 
Los cielos serán conmovidos, porque la Luna será convertida en sangre; el Sol no alumbrará (o sea, será, o se convertirá en tinieblas también), y también en cierto tiempo bajará y quemará a los hombres. Y dice que habrá una conmoción en los cielos, vendrán plagas también sobre la Tierra. Dice que tendrán poder para cerrar el cielo o los cielos, para que no llueva sobre la Tierra; tendrán poder de convertir las aguas en sangre.
 
 
Ese es el ministerio apocalíptico del Angel del Señor Jesucristo para el fin del tiempo, para la Tierra y los cielos ser conmovidos con la Palabra de Dios en la boca de Su último mensajero. Por eso... por eso le es dado ese Librito abierto en el cielo, que es el Título de Propiedad; y con ese Título de Propiedad, al tomar ese Título y comer ese título, le es dado poder, autoridad y dominio para llevar a cabo la Obra de Dios prometida para el fin del tiempo; con lo cual los cielos y la Tierra serán conmovidos, porque es la Voz de Dios hablando en este planeta Tierra; los Truenos apocalípticos hablando en este planeta Tierra, para realizar lo que Dios prometió para el fin del tiempo.
 
Dios dice que todas las cosas las creó hablando. Y dijo Dios: ``Sea la luz, y fue la luz.'' Y así por el estilo encontramos que Dios para llevar a cabo Su Programa ha estado siempre hablando.
 
 
Lo encontramos a través de los profetas del Antiguo Testamento en donde Dios hablaba, y ellos decían: ``Así dice Jehová; así dice el Señor,'' y luego las cosas acontecían. Y así Él en este tiempo final, conmoverá no solamente la Tierra, sino también los cielos.
 
 
Es el ministerio del fin del tiempo, el último ministerio en donde el Señor Jesucristo se manifiesta y antes de derramar las plagas apocalípticas sobre la raza humana, derrama Su amor y Su misericordia por última vez para todo ser humano.
 
 
Por eso dice... por eso dice: "El Espíritu y la Esposa..." (el Espíritu en el Angel mensajero) y la Esposa (la Esposa del Cordero, que ha recibido al Señor en Su Angel mensajero) dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tenga sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.'' Es la misericordia de Dios por última vez extendida a la raza humana, dándole el Mensaje de agua de vida eterna, dándole el Mensaje de gran voz de trompeta, para así escapar de los juicios divinos, escapar de las plagas apocalípticas que han de venir.
 
 
Una persona no puede recibir las plagas, los juicios divinos, sin antes no recibe la advertencia, sin antes recibir una oportunidad para escapar de las plagas que Dios ha prometido enviar. Primero Dios le extiende Su amor y misericordia al ser humano; porque Él no envía juicio al hombre ni al mundo, sin antes avisar, sin antes hacer la advertencia (y la hace siempre a través de un profeta mensajero).
 
 
Vean ustedes, cuando envió el Diluvio, el juicio divino para aquel tiempo, para destruir la raza humana y destruir la raza animal, encontramos que antes había enviado al profeta Noé, diciendole a él lo que iba a venir, y él dando a conocer a la humanidad ese juicio divino que iba a venir; y también le mostró Dios a Noé la forma de escapar de ese juicio divino; le dijo que construyera un arca. Él la construyó, y le hizo saber a todos los seres humanos que la única forma de escapar de esos juicios divinos, era entrando al arca. Parecía algo demasiado simple para escapar de un juicio tan grande como él estaba anunciando; y ellos no pudieron creer, porque ellos no pudieron creer que vendría ese juicio divino.
 
 
Siempre las personas han pensado: "Dios es amor; por lo tanto, no puede destruir a los seres humanos;" pero también dice el apóstol San Pablo: ``Porque nuestro Dios es fuego consumidor.'' Así es que hay tiempo para derramar Su misericordia y amor; pero también hay tiempo para derramar Su juicio, porque Dios es fuego consumidor.
 
 
Así es que Noé estaba anunciando que vendría un juicio y destruiría al ser humano, porque así Dios se lo había notificado; y le dio a conocer Dios a Noé la forma de escapar de ese juicio; por lo tanto, Dios extendió Su misericordia y Su amor en Noé y para Noé, y para todas aquellas personas que escucharan y recibieran el mensaje de Noé.
 
 
Fue la misericordia de Dios por última vez para aquella generación. Los que no pudieron entender; como dice Jesús, porque Él dice que en este tiempo final será como fue en los días de Noé: que no conocieron, ¿Qué no conocieron? No conocieron el Mensaje de Dios a través de Noé, y no conocieron la misericordia de Dios, extendida a través de Noé. No conocieron esas cosas, el Programa divino para aquel tiempo; y vino el diluvio y se los llevó a todos, porque no habían recibido la misericordia de Dios, extendida a través de Noé, en el mensaje de Noé.
 
 
Y cuando la persona ha rechazado la misericordia de Dios, no le queda otra cosa para recibir sino el juicio divino; porque Dios tiene para el ser humano: la misericordia, el amor divino, la bendición; o el juicio divino: la maldición, las plagas. Así es en este tiempo.
 
 
Dios está extendiendo Su amor y misericordia por última vez para esta generación. Estamos al final, en el fin del tiempo, en el fin del reino de los gentiles. El reino de los gentiles será destruido para dar paso al Reino del Señor Jesucristo, el cual tendrá, para comenzar, mil años de paz. Se le llama también ``el glorioso Milenio'' del Señor Jesucristo con Sus escogidos.
 
 
La misericordia de Dios está extendida en este pasaje que dice: ``El Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tenga sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.'' Tome del agua de la vida, de las Palabras de vida eterna, del Mensaje de vida eterna, para todo aquel que tenga sed. Así Dios extiende Su misericordia por última vez.
 
 
Luego que los seres humanos hayan escuchado el último Mensaje, que es el Mensaje del Señor Jesucristo por medio de Su Angel mensajero... Los que han recibido ese Mensaje, han recibido la misericordia de Dios, y tendrán todas las bendiciones de Dios; los escogidos serán transformados. Y le anteceden los muertos que han de resucitar para tener un cuerpo eterno, y nosotros los que vivimos recibiremos un cuerpo eterno; y luego de eso vendrán las plagas para el reino de los gentiles. Y los escogidos del pueblo hebreo recibirán la misericordia de Dios al ser llamados con el Mensaje de gran voz de trompeta. Ser llamados, juntados y sellados en sus frentes, como también los escogidos de entre los gentiles; porque tanto ellos como nosotros recibimos la misericordia de Dios por última vez.
 
 
Luego de esta oportunidad de salvación que Dios le da a las personas en medio de los gentiles, y luego a las personas en medio del pueblo hebreo, luego de esta oportunidad no hay más oportunidades para el ser humano. La última oportunidad que Dios le da, en donde extiende Su amor y misericordia, es en el Mensajero del tiempo actual, el Mensajero de la Edad de la Piedra Angular, el Mensajero de la tercera dispensación, el Angel del Señor Jesucristo enviado en este tiempo final.
 
 
Por eso usted luego que lee ahí en Apocalipsis capítulo 22 y verso 16: `Yo Jesús he enviado mi Angel para dar testimonio de estas cosas en las iglesias.'' Usted luego de eso no encuentra que Él envía a otro ángel, a ningún otro ángel, para dar testimonio de estas cosas; porque es último profeta mensajero que El envía en y a este planeta Tierra para dar testimonio de estas cosas a todos los seres humanos; para dar testimonio por última vez de la misericordia de Dios, y así los seres humanos tengan la oportunidad de recibir la misericordia de Dios, antes que caiga el juicio de Dios sobre la Tierra.
 
 
LA MISERICORDIA DE DIOS POR ULTIMA VEZ.
Dios les continúe bendiciendo a todos en esta noche. Dios les guarde en Su amor y con Su misericordia, y les ayude a mantenerse en el Mensaje de amor y misericordia que El ha enviado en este tiempo final, para así las bendiciones de Dios vengan sobre cada uno de ustedes, antes que caigan los juicios, las plagas apocalípticas, sobre la Tierra.
 
 
LA MISERICORDIA DE DIOS POR ULTIMA VEZ.
Pasen todos muy buenas noches, muchas gracias por vuestra amable atención. Ha sido para mí un privilegio dirigirme a ustedes en esta noche, y dar testimonio de la misericordia de Dios por última vez para esta generación.
 
Con ustedes Miguel Bermúdez Marín para concluir nuestra parte en esta noche, y así ya estar listos para mañana, las actividades que tiene nuestro amigo y hermano Bermúdez; y luego el domingo allá en Bogotá, estaremos dando testimonio de estas cosas para todos los seres humanos, antes que caigan los juicios apocalípticos, las plagas apocalípticas; en donde la Tierra y los cielos serán conmovidos; y ya será demasiado de tarde, en ese tiempo, para recibir la misericordia de Dios.
 
 
Pero estamos en el tiempo preciso para recibir la misericordia de Dios por última vez, como El ha prometido.
 
Bueno, por aquí tenemos a nuestro amigo y hermano Miguel Bermúdez Marín para concluir nuestra parte en esta noche.
 
 
Dios les bendiga y les guarde grandemente en Su amor y misericordia
 
LA MISERICORDIA DE DIOS POR ULTIMA VEZ
 
 
Todos los derechos reservados manaeterno.com